• 21 ABR 17
    • 0

    Incontinencia urinaria, Atrofia Vaginal – Tratamiento con Láser. Ventajas

    Dado que es un tratamiento no ablativo y mínimamente invasivo, también es seguro, rápido y cómodo para la paciente.

    • Sin incisiones
    • Indoloro (anestesia tópica si fuera necesario)
    • Ambulatorio
    • Sin incapacitación
    • Rápida recuperación
    • Procedimiento sencillo

    Evita las posibles complicaciones de los métodos quirúrgicos del tensado de la vagina.

    El láser para la incontinencia de orina ha permitido cambiar y cambiará la vida de millones de mujeres.

    Las pacientes con incontinencia de orina recurrente después de haber sido intervenidas de incontinencia y/o cirugía del prolapso (tanto suburetral como clásicas cirugías = Kelly, MMK, Burch etc.)se benefician con tratamientos de láser fraccionado y pueden indicarse sesiones repetidas para ir mejorando y algunas veces resolver completamente el problema sin una nueva cirugía.

    Tras el tratamiento el 80% de las pacientes refieren nula pérdida urinaria. El 95% de las mujeres puntúan la molestia miccional tras el tratamiento entre 0-1. En un 95% de los casos se consigue un beneficio en la calidad de vida.

    Se consigue un tensado vaginal moderado en un 95% de las pacientes y fuerte en un 70%.

    El 70% de las parejas calificaron la mejoría en sus relaciones, como excelente y el 97% de las pacientes que mejoraron se mostraron satisfechas o muy satisfechas con el resultado obtenido.

    Habitualmente los resultados del tratamiento pueden durar alrededor de un año, ya que el efecto del láser podría disminuir de forma progresiva lo cual revertiría hacia la relajación vaginal.

    Es un procedimiento que consiste en dos sesiones de 20-25 minutos y el intervalo entre la primera y segunda sesión es entre 4-8 semanas. Tras el tratamiento necesitamos tres meses para que esa reorganización y esa nueva generación de fibras de colágeno se efectue y demos por concluida esa regeneración. Cuando el diámetro del canal vaginal sobrepasa los cinco centímetros puede a veces precisar el acto quirúrgico; pero cuando este diámetro es igual o menor a estos 5 cm el láser ginecológico logra contraer los músculos de la vagina, alcanzando una disminución de un cm de diámetro por cada sesión, pudiendo repetirse este procedimiento las veces que se requiera. Tiene una gran ventaja sobre los tratamientos farmacológicos que van asociados a un alto grado de efectos secundarios.

    Las pacientes que no mejoran la sequedad vaginal con terapia estrogénica y/o cremas hidratantes deben plantearse el tratamiento fraccional con láser. Los estudios de Gaspar A. demuestran que el tratamiento con láser en comparación con la terapia de sustitución hormonal ofrece significativamente mayor mejora en la maduración y es de más larga duración. Del mismo modo los estudios de Gambacciani M., sobre sequedad, dispareunia y atrofia vaginal, observaron que el tratamiento con láser es significativamente mejor que el tratamiento hormonal. El láser tiene mínimo riesgo y elimina el riesgo de necrosis del tejido al ser no ablativo, sin corte, abrasión o sangrado. Estas características hacen del láser un candidato ideal para el tratamiento térmico de las paredes vaginales.

    Ambas técnicas, el láser y el ácido hialurónico se pueden realizar por separado o conjuntamente en una misma sesión, dependiendo de las necesidades de la paciente. Los resultados pueden llegar a varios años  de duración aunque dependerá del estado basal de cada paciente.

     

    Bezmenko  mide un 56% engrosamiento promedio de la pared vaginal 6 meses después de dos tratamientos con láser genito-urinario. El mismo grupo uso mediciones con resonancia magnética para demostrar la contracción de la sección transversal canal vaginal, encontrando también una significativo contracción del canal vaginal tras el uso de láser.

    Según Sencan el 95%de las pacientes redujeron sus grados de prolapso por lo menos un grado, el 44% dos grados y el 13% redujo 3 grados. A los 15 meses de seguimiento, el 85% de las pacientes tenían un grado 0 o 1 de prolapso y los restantes 15% de las pacientes tenían grado ll.

     

    Diversos estudios clínicos ( Journal of Laser and Health Academy, 2012) demuestran la efectividad del tratamiento.

    • El 95% de las pacientes respondieron a un aumento de grosor de la pared vaginal.
    • El 89% declararon una mejora de las relaciones sexuales.
    • El 83% de mejora a los casos de prolapso.
    • El 90% de mejora en casos de perdidas urinarias.

     

    Concha Escriva efectúa dos biopsias  a los 60 días del tratamiento con láser y se observa  un epitelio ensanchado. Se trata de un epitelio activado, en el que aparecen esas células de núcleos prominentes y con vacuolizacion del citoplasma.

    El espesor del epitelio vaginal antes del tratamiento era de 38 micras, y después del tratamiento es de 166 micras. La diferencia es muy relevante.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close